48 horas en Santo Domingo

El vuelo duró tan pero tan poco que no parecíamos haber llegado a otro país. Luego el recibimiento de sus lugareños, de un espíritu tan efusivo per…



SÍGUENOS