Colemu: el rescate de los durmientes

Colemu es el nombre que lleva el emprendimiento chileno dedicado al proceso de rescate, conservación y reutilización de madera nativa sumergida en los lagos y ríos del sur de Chile.

 

Colemu-Chile.ReclaimedWood
Colemu – Rescate de madera con historia

Su sede se encuentra ubicada en Villarrica, en la novena región de la Araucanía de Chile y su peculiar nombre hace honor al idioma nativo de los que habitan este territorio desde hace cientos de años:

Co = Agua   Lemu = Bosque

Dos palabras provenientes de la lengua Mapuche.

 

¿Cómo nace este proyecto de Un bosque en el agua?

En el año 2007 Jaime Martínez Vega paseaba alrededor del lago Villarrica en compañía de su abuelo.

Mientras ambos se deleitaban con el inmenso azul, este sirvió para transportar al abuelo a una época en su juventud en la que ese lago servía como punto de encuentro entre las diferentes barcazas que trasladaban madera. Desde ese momento la curiosidad de Jaime se disparó.

¿Dónde fueron a parar los tesoros de la juventud del abuelo de Jaime?

Tras una investigación que consistió mayormente en conversar con nativos y recopilar datos, Jaime ya tenía un punto de partida para averiguar qué fue de esa madera.

No fue hasta el año 2014, tras la muerte de su padre, que Jaime, su hermano y su cuñada (siendo estos dos últimos buzos profesionales y certificados) salieron en kayak a descifrar por sí mismos el enigma, en un paseo que posteriormente transformaría sus vidas.

Podría interesarle  Pierre Jeanneret: un legado modernista en la India

Justo en ese viaje se encontraron con que la madera de aquella época aún permanecía sumergida en los sectores aledaños y ahí fue cuando los tres empezaron a dar forma a este emprendimiento dedicado a rescatar la historia.

“Creo que es la misma idea que nos mueve a todos, reciclar y dar una segunda vida a madera que estaba olvidada y que por acción humana o natural terminó su vida ya sea en el agua como en tierra”.

 

Muchas de las piezas de madera provienen de bosques demolidos y explotados hace más de 100 años.

Esta madera, o «tesoros de la naturaleza» como les llama Jaime, son imposibles de encontrar en la actualidad al menos que sea entre los restos de demoliciones de casas, iglesias o galpones antiguos.

 

La dicotomía entre lo bello y lo triste

Lo bello, según Jaime, es poder estar en contacto con el agua y la vida marina. “Estar sumergido y rescatar un par de piezas”.

Lo más impactante –y triste- de este oficio es toparse a diario con los desechos que dejan los humanos y que proliferan sin piedad entre los lagos y ríos.

Aun así, el equipo de Colemu, durante sus rescates, intenta sacar algo de basura cada vez que se sumergen, para así proteger la vida marina que todavía lucha por permanecer.

Podría interesarle  Verano 2021: 6 nuevas experiencias culinarias

Mayormente se encuentran con residuos de pesca como sedal de pesca y anzuelos “muy peligrosos para la fauna de la zona”.

 

 

Los riesgos: cuidarse mientras se está cuidando

Dedicarse a la labor de rescatar madera puede conllevar grandes riesgos, eso pudo constatarlo Jaime a carne propia cuando casi le amputan el dedo a causa de un accidente en el agua.

En la clínica pudieron encargarse de su fractura expuesta de dedo con rapidez y actualmente está sanando bastante bien.

Sin embargo, estas situaciones nos muestran un atisbo de lo duro que es este estilo de vida Lo más peligroso es mover y manipular la madera fuera del agua ya que pesan bastante” cuenta Jaime.

 

 

Difícil, pero infinitamente gratificante, hoy y siempre

Ya lo dijo el historiador Ángel Lombardi: “La historia tiene como misión proporcionarle al hombre de hoy, convulsionado y neurótico, la seguridad del pasado, la comprensión del presente y la fe en su destino.”

Y así continúa esta especie de detectives de la madera perdida, rescatando a los durmientes de su sueño, para darles un destino distinto.

 

  colemu.chile

 

 

Comentarios

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply