Carlos Susana: “Me gusta lo localista, fusionado con una manera de hacer contemporánea”

El paisaje caribeño, junto con la lógica y procedimientos que engendra, fascina al artista Carlos Susana, criado en la isla de Margarita

Un saco relleno de escombros: mediante esta imagen, Carlos Susana evoca la organización que se alza entre el caos, la reconstrucción de un país. Quizás sin querer, también representa el poder del artista: su capacidad de conferir forma y construir imagen a partir de los despojos.

Así como los académicos encuentran cualidades estéticas en objetos originalmente utilitarios, Carlos Susana pretende “comprender el trabajo y cualquier actividad humana desde un punto de vista artístico”. A su modo de ver, la labor permite iluminar el entorno donde se desarrolla y que lo condiciona. En este caso, la isla Margarita.

En el trabajo de Susana, el paisaje no es mero accidente geográfico. Alrededor de él, se estructuran una lógica y un modo de hacer específicos. Las nasas de los pescadores y la quilla de los botes conforman la cultura marítima en la que creció, que observa y analiza: “Me gusta lo localista, fusionado con una manera de hacer contemporánea”, asegura el artista.

Foto: Cortesía de

Un eterno y polifacético performance en el Caribe

Si la vida caribeña configuró su sensibilidad personal, fue su abuela quien lo introdujo en la técnica: “Mi abuela pintaba. Una vez, de adolescente, ella me inscribió en un curso con muchas abuelitas cálidas que cotorreaban mientras pintaban…”, narra el artista.

Podría interesarle  Bodas de antes, bodas de ahora

Guiado por la carrera y los buenos profesores, la creación pasó de un pasatiempo durante sus estudios en la Universidad Nacional Experimental de las Artes. Allí incorporó grabados, videos, sonidos y fotografías a su repertorio. En una ocasión, Susana casi fue devorado por un grupo de orcas mientras realizaba una asignación para una materia. Aunque retornó con las manos vacías, obtuvo una calificación de diecinueve al relatar la anécdota frente a su clase.

Desde entonces, su investigación es constante: “visual, sensorial, de lecturas, política, filosófica, luego intento analizar en profundidad, involucrarme, conocer la cosa. A partir de la experiencia engendro algún trabajo de arte”.

El proceso es contínuo y la inspiración proviene de muchas fuentes: el artista alemán Joseph Beuys, el caraqueño Juan Loyola, el boxeador Muhammad Alí… No se trata de un estilo particular, sino de una actitud: “Personas que retuercen las formas de pensamiento establecidas y pueden gritar  I shook the world.”

Por su parte, considera no se identifica “con ninguna tendencia de las artes, me identifico más bien con todas aquellas propuestas que guardan una coherencia interior, con artistas que son de procesos a largo plazo. Con artistas que se saben dejar entender. Me da caspa la retórica actual, el uso de palabras complejas para explicar cosas que no dejan de ser sencillas”, expresa Susana.

Podría interesarle  Orden en tu espacio y en tu mente: Feng Shui

¿Qué haría si el dinero ni el tiempo lo limitaran? “Tendría que tener primero tanto el tiempo infinito como el dinero ilimitado para comenzar a usarlo y en el proceso de ensayo y error descubrir el proyecto soñado. Quizás un eterno y polifacético performance en el Caribe”.

@carlossusana_d

Comentarios

Comentarios

Laura Soler

Staff Writer

No Comments Yet

Leave a Reply

SÍGUENOS